sábado, 23 de julio de 2011

El mundo de la Comic Con se resiste a la era digital


DEL DIARIO DIGITAL EL PAIS.COM

Las editoriales intentan captar la atención de los 130.000 asistentes que reúne el festival

Hasta el próximo domingo, la principal exponente de la cultura popular en EEUU, la Comic Con, es también la mayor concentración de papel impreso. Cierto que es una convención de cómics pero junto a los tebeos tanto editoriales como estudios intentan captar la atención de los 130.000 asistentes mediante revistas, panfletos, tarjetas, pegatinas, cupones o cualquier otro atractivo reclamo impreso en papel. Un extraño despliegue analógico en la era digital cuando gran parte de los exhibidores pasan el tiempo leyendo blogs sobre la Con, como la llaman cariñosamente, y los fans ponen en línea sus últimos descubrimientos mediante sus iPhones, iPads o cualquier otro aparato capaz de conectarse a la red.



El proyecto trata de desmitificar la necesidad de papel del mundo del cómic

¿Acaso la Comic Con es el último reducto analógico de la cultura actual? Scott Kurtz no lo ve así, dispuesto a relanzar la industria del cómic defendiendo la nueva revolución que significa la explosión de la distribución de los cómics on line. Una tendencia que ya se deja notar en la convención con un área dedicada a los web cómics. De momento sus representantes no ocupan ni un dos por ciento del suelo del centro de convenciones de San Diego pero media docena de paneles se encargan de llevar más lejos su presencia. Para algunos, como David Steinberger, los cómics en red o web cómics acortan las diferencias entre editores y autores aunando sinergias y fortaleciendo la industria. "Creadores y editores independientes podrán aumentar su visibilidad en el mercado", vaticinó como presidente de ComiXology durante la convención. La idea detrás del proyecto es desmitificar tabús sobre la necesidad de papel del mundo del cómic y demostrar que su publicación en red sólo amplia su mercado al facilitar su distribución en otras plataformas además de disminuir su costo.



No sólo son los cómics los que ofrecen sus obras en red o como aplicaciones. La siempre pionera saga de La guerra de las galaxias, que hace 35 años utilizó este foro para darse a conocer entre el público más aficionado y así ganar terreno entre las masas vuelve a ser pionera en el mercado ofreciendo una aplicación gratis para iPhones y iPads con un primer vistazo al contenido que le espera al público el próximo 16 de septiembre cuando las aventuras de Luke Skywalker y Hans Solo salgan en Blu-ray. La misma saga también anima estos días a bajar de la red más de 50 cómics (digital.darkhorse.com) aunque en este caso la lectura del tebeo en red si tenga un precio. La propia Comic Con recurre al mundo de las aplicaciones gratuitas y ofrece en línea su catálogo y horario sin tener que cargar con más papel de una conferencia a otra. Los estudios Marvel también se han unido estos días a la moda del app gratuito, en su caso recurriendo a centenares de sus superhéroes mientras que el canal Syfy ha reforzado su presencia en la Con con esa aplicación gratuita en el que colgar fotos, informaciones y entrevistas de este foro. Y cobrando, el ilustrador William Joyce se ha convertido estos días en la revolución del mundo de los cuentos infantiles. Su The fantastic flying books of Mr.Morris es ya un éxito en ventas en el mundo de las aplicaciones uniendo la tecnología digital con el mundo de la ilustración y la animación.



Pero a pesar de los intentos, la Comic Con sigue siendo la Meca de los héroes de papel por algo. De hecho a pesar de su título como centro de la cultura popular, la Comic Con todavía no ha incluido en su programación el mundo del vídeo juego. Las razones son muchas, entre ellas la celebración apenas dos meses antes de la E3 o cumbre del entretenimiento electrónico en la no distante Los Ángeles donde las casas de juegos se apresuran a mostrar sus últimas novedades. Y el hecho de que por muchos millones que mueva la industria del vídeo juego (el último Call of Duty: Black Ops barrió en su debut 450 millones de dólares, cifra aún no superada por ninguno de los superhéroes de Hollywood) la experiencia es interactiva, nada que ver con la actitud mucho más pasiva de esas 6.000 personas que se congregan presentación tras presentación en el Hall H para ser los primeros en ver las nuevas imágenes de la película de sus sueños y que sirven como la mejor plataforma de lanzamiento para los últimos estrenos cinematográficos.

No hay comentarios: