miércoles, 23 de marzo de 2011

Marte necesita mamás: el futuro de la animación ????

Se estrena la más reciente apuesta de Robert Zemeckis por el hiperrealismo, eje de un debate entre las posibilidades tecnológicas del cine y sus necesidades expresivas

Martes 22 de marzo de 2011
Publicado en DIARIO LA NACION
 

 
Marcelo Stiletano


LA NACION





"En el mundo digital, todo avanza a la velocidad de la luz." Con esta frase, que no dejó de pronunciar durante las últimas semanas, Robert Zemeckis debe de haberse propuesto algo más que reducir a unas pocas líneas lo que significa un proyecto tan ambicioso como Marte necesita mamás. Al mismo tiempo, sin reconocerlo, quizás haya querido con estos dichos dejar cerrada por anticipado cualquier posible discusión alrededor de un tema que adquirió, en su caso, los contornos de una auténtica obsesión. Zemeckis, cuyo talento como realizador casi nadie cuestiona si tenemos en cuenta los brillantes resultados de la trilogía de Volver al futuro, Contacto y Forrest Gump , estuvo tan atento en los últimos años a la evolución del sistema de animación conocido como capture performance (o captura de movimiento), que parece haber renunciado al modelo de cine convencional con personajes de carne y hueso para quedarse, en su lugar, con la puesta en pantalla de una versión hiperrealista de esos mismos seres humanos.



Pasaron apenas seis años de su primera experiencia en la materia, El expreso polar (2004). Luego de esa incursión en la animación infantil llegaron una adaptación para adultos de la leyenda medieval Beowulf (2007) y la más reciente versión de Un cuento de Navidad , el clásico de Dickens, estrenada entre nosotros como Los fantasmas de Scrooge (2009).



Las claves básicas del mecanismo de animación que Zemeckis viene defendiendo con un entusiasmo superior al del resto de sus pares se repiten en Marte necesita mamás , su segundo trabajo para Disney, cuyo estreno Buena Vista anuncia para el jueves 24. En este caso, estamos ante una historia fantástica, inspirada en un cuento infantil del dibujante Berkeley Breathed, cuyo eje es la abducción de madres terrícolas por parte de naves marcianas, para asegurar con ellas la continuidad de un régimen matriarcal en el planeta rojo. Todo cambia cuando el hijo de una de esas madres logra ingresar en la nave e intenta rescatar a su progenitora después de atravesar el espacio exterior.





--------------------------------------------------------------------------------



Fantasía virtual

Aquí también el capture performance permite registrar en forma digital el movimiento de los actores de carne y hueso a través de finos sensores registrados en sus cuerpos. Ellos interpretan sus partes en enormes estudios cerrados, sin cámaras ni escenografía alguna, representándolas casi de un modo teatral. Un programa de computadora recrea esos gestos y desplazamientos en un programa y los traslada al personaje animado que finalmente veremos en la pantalla. Un personaje que, como ya sabemos, suele tener rasgos fisonómicos muy cercanos al actor que lo representa.



Y a propósito de actores, las figuras estelares de los títulos anteriores (Tom Hanks en El expreso polar ; Anthony Hopkins, John Malkovich y Angelina Jolie en Beowulf ; Jim Carrey en Los fantasmas de Scrooge ) dejaron su lugar en el film que estamos por conocer a nombres conocidos, pero de menor cartel, como Joan Cusack y Seth Green, que a los 39 años interpreta a Milo, un chico de 9 años, sólo desde lo gestual. Según Los Angeles Times , Disney debió prescindir de su voz por sonar demasiado madura y recurrir de apuro a un reemplazo: el actor de 11 años Seth Robert Dusky. De cualquier manera, Marte necesita mamás se estrenará entre nosotros en su versión doblada al castellano.



"La tecnología, desde El expreso polar hasta hoy, ha mejorado en un 1000 por ciento. Es como el día y la noche. Por eso, hablar de una línea divisoria entre la captura de movimiento y la animación es cosa del pasado. Ahora, todo es cine digital y en cinco años más todo eso va a estar mezclado en el mismo paquete", afirma Zemeckis, que se reservó para Marte necesita mamás un papel de productor, dejando la dirección en manos de Simon Wells ( El príncipe de Egipto ), un viejo colaborador suyo desde los tiempos de Volver al futuro .



En su incondicional defensa del capture performance , es posible que Zemeckis haya dejado de lado los problemas ocasionados a partir de la búsqueda de tan fidedigna reproducción animada de las dimensiones y las proporciones humanas. Los resultados de la experiencia asombran, pero también decepciona un aspecto hasta aquí irremontable, el del "ojo muerto" que suele convertir a los personajes en inexpresivos clones animados de los personajes reales. La primera experiencia fílmica en la materia fue Final Fantasy (2001), adaptación del videojuego creado por Hironobu Sakaguchi, la primera película hecha sólo con computadoras, sin cámaras ni actores, y con personajes hiperrealistas en extremo.



Hasta aquí, El expreso polar, Beowulf y Los fantasmas de Scrooge decepcionaron al ponerse a prueba en la taquilla norteamericana. Las cifras de concurrencia del resto del mundo compensaron en todos los casos algo de ese sinsabor. Pero ni Zemeckis ni los ejecutivos de Disney imaginaron que el lanzamiento de Marte necesita mamás , la semana pasada, en más de 3000 cines de Estados Unidos, resultaría tan decepcionante, al punto que hizo recordar el tremendo fiasco que resultó en su momento la presentación de Final Fantasy . Una semana después del estreno, un film que costó cerca de 200 millones de dólares apenas lleva recaudados 12 millones, mientras todos tratan de encontrar alguna explicación al hecho.



Por lo pronto, Disney ya tomó la decisión de discontinuar las operaciones de Image Movers Digital, la empresa que adquirió para que Zemeckis desarrollara desde allí la evolución del capture performance , y se desinteresó del siguiente proyecto que pensaba llevar adelante con el director: una adaptación en 3D de Submarino amarillo , con 16 canciones originales de los Beatles. Zemeckis -que se llamó a silencio en los últimos días- tiene libertad de acción para negociarlo con otros estudios.



Lo que el realizador confía es que el capture performance pueda superar tal vez su última prueba de fuego, la que encara Steven Spielberg con su versión animada de las aventuras de Tintin ( El secreto del unicornio ) que verá la luz en noviembre próximo. A partir de esos resultados, se verá si Zemeckis sigue convencido de seguir adelante con un proyecto que, en sus manos, llegó a mostrar lo más avanzado en la materia desde Avatar , aunque algunos números, por ahora, digan lo contrario.

No hay comentarios: