jueves, 30 de septiembre de 2010

LOS PICAPIEDRAS CUMPLEN 50 AÑOS !!!

La Familia Picapiedras, célebre serie de animación sobre una pareja prehistórica y su hija cuya vida presenta muchos puntos en común con la de los estadounidenses de los suburbios en los años 60, festeja sus 50 años en Estados Unidos.






The Flintstones hicieron su aparición en la cadena ABC en 1960. La serie fue difundida hasta 1966 y luego retomada por NBC de 1967 a 1970 y se convirtió en la de mayor éxito en la pantalla chica en hora de mayor audiencia, hasta que los Simpson le quitaron el título en 1997.
Creada por William Hanna y Joseph Barbera, los Picapiedras -Fred, Wilma y su hija Pebbles, además de su pequeño dinosaurio amaestrado, tuvieron gran suceso asociando un dibujo agradable para los niños y satíricos diálogos gozados por los adultos.
En 1994 se rodó un filme basado en la serie, con actores reales y cuya banda de sonido realizó el grupo U2.

Cuando los dinosaurios compartían espacio con los urbanizados cavernícolas, una familia reinaba: Los Picapiedra. La cuaternaria estirpe creada por William Hanna y Joseph Barbera, cuyas aventuras en la ciudad de Piedradura (Bedrock en el original en inglés) cautivaron la imaginación del público estadounidense desde el 30 de setiembre de 1960, día en que la señal de ABC propaló su primer capítulo.Nació como una comedia de situaciones basada en los contrastes: Pedro (Fred Flintstone) lleva la iniciativa mientras su vecino Pablo (Barney Rubble) será el obligado cómplice. En la versión castellana llevan nombres de apóstoles, pero se comportan más como una pareja cervantina: un gordo Quijote teje febriles planes mientras un pequeño Sancho intenta hacerle entrar en razón. Serán sus sufridas esposas, Vilma y Betty, quienes terminen rescatándolos de sus fracasados intentos.Los días de Pedro Picapiedra no diferían mucho de los de cualquier trabajador estadounidense de mediados de siglo XX: ocho horas diarias de trabajo en la cantera, póker los martes con los vecinos, viernes de boliche o con la hermandad de los Búfalos Mojados. Barbacoas de brontosaurio en el jardín los sábados y, los domingos, paseos familiares en el troncomóvil. Una transcripción que intentaba ser exacta, pero en cuyas sutiles diferencias se basaba el humor característico de la serie: electrodomésticos reemplazados por animales, pájaros en cámaras fotográficas, ruedas de piedra y baile de puntillas antes de poner en marcha un troncomóvil. Ejemplos de verdaderos clásicos de la comedia.Pero no todo era chiste. A 50 años de distancia, no deja de sorprender la temática de aquella primera serie animada de televisión enfocada en el público adulto: En “Los Picapiedra” se abordaron las angustias de la maternidad y los temores paternos, las ríspidas relaciones entre suegros y yernos, la ludopatía de Pedro, el consumismo de Vilma, el sobrepeso y, sorprendentemente, la infertilidad en el caso de los Mármol, padres adoptivos del pequeño Bam-Bam. Desde su cancelación en 1966, “Los Picapiedra” mantuvo por mucho tiempo su récord como la serie animada más larga, hasta que en 1997 fue derrotada por “Los Simpson”. Para Rocío Silva Santisteban, poeta y estudiosa de la cultura, aquel cambio evidencia cómo la posmodernidad ha incidido en los estereotipos de familia. “Hoy, el páter familias de la serie, el acriollado Pedro, ha dejado de ser visto como un modelo de representación para pasar a otro mucho más prosaico y vulgar, mucho más macho y bruto: Homero Simpson”, explica.Para la estudiosa, las representaciones femeninas se mantienen parecidas: tanto Vilma como March siguen siendo la “cordura” familiar. “Más bien los hijos adquieren protagonismo y no son solo bebes. Ellos tienen algo que decir”, explica. Canteras que se convierten en plantas de energía nuclear, una racialmente homogénea Piedradura frente al multiculturalismo irónico de Springfield. 50 años son mucho tiempo, y mucho también han cambiado las familias y la forma en que las entendemos. Y la televisión es testigo de eso.

No hay comentarios: